LA ÚNICA VERDAD ES TRANSFORMAR LA REALIDAD.

El problema de los fueguinos es de base, tiene que ver con la visión cortoplacista de los dirigentes políticos y de gobierno que no alcanzan a desarrollar una visión política y menos geopolítica. Y esto no es un tema menor, porque conceptualmente son conservadores.

Los fueguinos hemos podido observar que históricamente los distintos gobiernos que precedieron al actual, nos hicieron creer que la realidad fueguina, está atada a la política nacional y que es imposible modificar esa realidad. 

Mientras el pueblo vive los avatares de las inclemencias sociales, los políticos no reflexionan frente a la pobreza y la dependencia económica que hace que la sociedad vaya perdiendo su cultura y sus valores, en manos de la desesperanza. 

Se continúa en los gobiernos con criterio de gestión (gerencial). Hace falta gobernantes y forjar nuevo liderazgo que marque un rumbo cierto de nuestra provincia.

Vemos que todos los gobiernos, culpan a los trabajadores por la búsqueda de mejores condiciones para vivir mejor, culpan a la pobreza y la realidad del país, sin tratar la decadencia de nuestra Provincia. 

Los políticos no tratan las necesidades de los fueguinos, de contar con la organización y las condiciones de planificación estratégicas para el desarrollo qué necesitamos, que nos saque de nuestra “pequeña” provincia, sometida al colonialismo conservador que ahoga nuestra economía, que especula con el hambre y el futuro de los trabajadores fueguinos. 

Somos una provincia sin rumbo, sin idea, sin sueños. 

El pueblo fueguino necesita que los intereses genuinos y permanentes, no sigan estancado en la pobreza, observando que los únicos que viven bien en nuestra provincia, son las empresas que viven de los privilegios, exenciones y prerrogativas económicas fiscal, creada y mantenida por el Estado Federal, a través del presupuesto nacional, por su situación geográfica. 

Mientras nuestra provincia, sigue desordenada, el gobernador no parece estar conceptualmente apto para estar en el lugar donde está. No tiene noción de cómo resolver los problemas de los fueguinos. 

El tiempo avanza sin contemplaciones sobre las generaciones, sin futuro cierto. 

Nos falta una doctrina nacional, las consecuencias están a la vista. El pueblo fueguino atraviesa una economía deplorable y una salud muy complicada, que comenzará agravarse, en el invierno. 

Después de tratar la provincializacion de nuestra Provincia Grande de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur; Nos faltó la etapa dogmática, y la etapa de la institucionali­zación de políticas de gobierno. 

Los posteriores gobiernos de la provincializacion, les faltó tratar las bases ética, jurídica legal, salida del congreso fueguino para que dicte la norma en el derecho fueguino. El que impulsó esta decadencia fue el poder político, a comienzo de los 90, ahí hay que buscar la raíz de la ausencia de lo que estamos buscando, la base ética y jurídica. 

Aquí está la falencia que encontró la estrategia de los enemigos del pueblo, para poder transformar esa debilidad del Estado, en una vulnerabilidad de la sociedad fueguina, que está pagando con decadencia generacional y estructural, esa ausencia. 

Todos sabemos que toda cultura tiene una identidad y se plantea a través de los dogmas, por eso en la Constitución Argentina y fueguina se establece que somos una identidad cultural, con esto está indicando cuál es la cultura, es decir la identidad de nuestra nación y nuestra provincia, abierta a todos los pueblos de mundo que quieran habitar con nosotros, pero debe ser respetando nuestros principios y valores permanentes, es decir nuestra cultura. 

Esos principios y valores son mucho más fuerte que los dogmas que nos quieren imponer, trasladando a la vida cívica, una política no ética. 

Entonces, la constitución como ordenador jurídico del estado es ignorado, y las instituciones que deberían establecer con las leyes, el régimen de cómo debemos vivir dignamente los fueguinos, no tratan. 

Cuando se rompe ese orden de bases humanista y cristiana, de identidad, de cultura, de ética, en la política tenemos corrupción generalizada, desconfianza y falta de credibilidad, es decir falta de crédito, ausencia de economía y las consecuencias que padecemos, ese es el proceso que acontece. 

Los fueguinos debemos crear las bases ética y jurídica, o nuestra provincia, no avanzará al siglo 21, y las siguientes generaciones seguirán postergadas. 

Proponemos: Que el congreso provincial  cree las bases ética y jurídicas en las cuales se establezcan las condiciones del accionar y el desarrollo para conformar la norma legal, emanada conforme a la constitución provincial y nacional. 

Entonces necesitamos gobernantes comprometidos con la ética, con lo social, con nuestra cultura, con valores y principios plasmados en nuestra constitución provincial y nacional. 

Ahora, la lectura que hacemos es inversa, se cree que el problema es económico o sanitario, la consecuencia del problema, es económico, sanitario, cultural y de seguridad. El origen del problema es de base. 

agendapopular.Argentina 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s